martes, 27 de diciembre de 2011

HOY...

HOY...
Cuando se sigue a alguien como ídolo,
en algún momento llega la decepción.
Ocurre lo mismo con los líderes políticos;
en algún momento decepcionan.
Todos aprendemos y enseñamos al mismo tiempo.
 
Es cierto que los materiales tienen su propia energía y que el contacto con ellos  producen cambios en nuestra vibración personal.
También es cierto que algunas figuras,
 imágenes y colores producen reacciones psicológicas que nos estimulan.
 Las estampas religiosas y otros objetos,
tales como cadenas con cruces, estrellas de David y demás nos recuerdan nuestras posturas espirituales.
El problema es que la mayoría de estos elementos se convierten en amuletos
y les damos mas poder del que en realidad tienen.
Hay personas que se sienten indefensas sin su cruz,
 la estampita de su santo protector,
su cristal preferido o cualquier otro amuleto de su preferencia.
El amuleto pasa a ser Dios... olvidando que Dios 
 esta aquí, allá y en todas partes.
Marga con el afecto de siempre.
 
 
 
¿El bien, el mal?
Si estás preso dentro de una cebra igual te impiden
salir las rayas blancas o las negras.
Alejandro Jodorowsky

1 comentario:

  1. Hola amiga un buen escrito la verdad es que yo no creo en nada de eso de amuletos ni cosa por el estilo, una buena reflexión.
    Besos feliz semana amiga.

    ResponderEliminar