lunes, 13 de junio de 2011

HOY...

¿Cómo esbozamos un retrato de la vida y el carácter de una persona que hemos conocido?
 En general, exactamente igual que como se esboza el de una región que hemos visitado alguna vez.
Tenemos que representarnos sus particularidades fisonómicas:
la naturaleza y forma de sus montes, la fauna y la flora, el azul del cielo;
todo esto, en su conjunto, determina nuestra impresión.
Pero, precisamente aquello que primero salta a la vista, la masa de las montañas, la forma de los roquedales, no proporciona en sí mismo el carácter fisonómico propio de una región: en distintas extensiones de tierra, como grupos que se atraen y se repelen, surgen según leyes idénticas idénticos tipos de montes, las mismas configuraciones de la naturaleza inorgánica.
Algo distinto ocurre con la naturaleza orgánica.
Sobre todo en el reino vegetal se encuentran los rasgos más sutiles para un estudio comparativo de la naturaleza.
Algo parecido sucede cuando queremos contemplar una vida humana y valorarla con justicia. 
 No debemos dejarnos guiar por los acontecimientos ocasionales, los dones de la fortuna, los giros caprichosos del destino, pues sólo son el resultado de la coincidencia de circunstancias externas que, similares a las cimas de las montañas, son las primeras que saltan a la vista.
 
 En cambio, precisamente aquellas experiencias mínimas, aquellos acontecimientos interiores a los que no damos importancia, son los que con más claridad muestran la totalidad del carácter de un individuo, pues se desarrollan orgánicamente según la naturaleza humana, mientras que los otros no le pertenecen, sólo están unidos con él de forma inorgánica.

Por:  Friedrich Nietzsche


1 comentario:

  1. Este tío mira que es díficil de leer... pero extrayendo cosillas, tan maravillosas como esta, dan ganas de volver a intentarlo

    ResponderEliminar