lunes, 9 de abril de 2012

HOY...

Todo empieza en tu conciencia.
Todo lo que sucede en tu vida, y todo lo que ocurre en tu cuerpo, empieza con algo que sucede en tu SER.
 El aire que respiramos nos une a unos con otros, nos guste o no.
 La respiración tiene algo que ver con contacto y relajación.
 
Este contacto entre lo que viene de afuera y el cuerpo se produce en los pulmones.
Los pulmones son nuestros mayores órganos de contacto, indirecto, pero obligatorio.
No podemos evitarlo, ni siquiera cuando una persona nos inspira tanta antipatía que no podemos ni olerla, ni cuando otra nos impresiona tanto que nos deja sin aliento.
 
Los pulmones simbolizan el tema de la libertad y la contención.
 Con el primer aliento empezamos nuestra vida y con el último la terminamos.
Con el primer aliento damos el primer paso por el mundo exterior al desprendernos de la unión con la madre y hacernos autónomos, independientes, libres.
Cuando a uno le cuesta respirar, ello suele ser señal de que teme dar por sí mismo los primeros pasos con libertad e independencia.
La libertad corta la respiración, es algo insólito que produce temor.
 
HOY... 
lo primero que hago es inspirar profundamente,
 para atrapar la libertad y la paz. 
 
Les doy dos besos en cada mejilla con amor Marga.


"Del hablador he aprendido a callar; del intolerante,
a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad.
 Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros."
 Khalil Gibrán

1 comentario:

  1. Cuanta razón tienes Marga.
    Todo empieza en nuestra conciencia...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar