miércoles, 26 de febrero de 2014

HOY...¡¿ qué le pasa a la gente ...?

 
HOY... 
brindo en este mundo solo en nombre del Amor.

 Lo que diferencia al hombre del animal es que el ser humano cuenta con la palabra, habla, eso transforma el instinto en pulsión, de modo que en el animal hablamos de instinto y en el hombre hablamos de pulsión.

En el psicoanálisis, la pulsión es la energía psíquica profunda que dirige la acción hacia un fin, descargándose al conseguirlo.  Esto diferencia a la pulsión del instinto, que es congénito (se hereda por la genética).

Nadie tiene derecho de dictar a los demás qué hacer con su vida,

sobre todo  si se trata de la vida íntima y no afecta a terceros.

Ser homosexual en Rusia puede ser difícil... ¿no?

 ¡¿ qué le pasa a la gente ...?

 ¿ ven la paja en el ojo ajeno cuando no pueden ver la viga en el propio...?

  No podemos tapar el sol con un dedo.

¡¡El amor entre homosexuales y lesbianas existe!!.

AMAR en sus diferente formas y maneras ¡existe!.
 Siempre defenderé el amor por encima del odio y el respeto,
por encima del prejuicio.
 
 
El amor es la vibración de dos o más espíritus en la misma sintonía.
   Es nuestra obligación espiritual AMAR.
 Hay algo que está a la vista, como un libro abierto,
si quiero llegar a SER, dejaré de lado el EGO y optaré por elegir el camino del amor.
Procurar sonreír siempre, esto produce un ambiente de confianza y cordialidad.
Si alguien se acerca a vos, es porque necesita con quien hablar...
No lo defraudes.
Aprende a escuchar.
Besos en las mejillas Marga.
 
 
 
 
Ama hasta que te duela.
Si te duele es buena señal.
 Teresa de Calcuta

1 comentario:

  1. Interesante tu entrada...unos consejos muy buenos...y con tu permiso añadiría, pero no confundas, las pasiones de un momento con el amor, lo que es un capricho del cuerpo enturbia el espíritu...pues no es lo mismo, amor que pasión...aunque la una, de paso al otro...es necesario usar nuestra capacidad de razonar...se nos concedió ese don para usarlo bien, siendo como somos espíritus en estado de evolución.

    Un beso

    ResponderEliminar