miércoles, 10 de junio de 2015

Tarde o temprano, a todos nos llegan las malas rachas:
 el estrés, las pérdidas importantes, los fracasos, los golpes de la vida,...
  No podemos evitar que suceda,
 pero sí podemos decidir cómo vamos actuar.
La fortaleza hace referencia a la capacidad para afrontar la adversidad y superarla sin dejar que nos supere.
 Una forma de hacerlo consiste en cambiar nuestro modo de pensar acerca de la adversidad y nuestro modo de relacionarnos con ella.
Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.
El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino.
Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid.
Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa.
 La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble.
Entonces encontró una planta, una fresia floreciendo y más fresca que nunca.
 El rey preguntó:
 ¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?
La fresia respondió:
No lo sé...
 Quizás sea porque siempre supe que cuando me plantaste, querías fresias.
En aquel momento me dije:
 “Intentaré ser Fresia de la mejor manera que pueda”.
 Esta corta historia nos ayuda a valorar nuestra esencia, sin pretender ser algo que en realidad no somos y no lamentarnos por no ser lo que no estamos siendo.
Busquemos ser auténticos sin ser una copia de otr@.
Estamos dotados de talentos propios y nuestra responsabilidad es desarrollarlos para dar lo mejor de nuestro SER.
 
Besos y abrazos Marga con amor.
Sol@♥... Cambias tu Vida .....Unid@s, ¡Cambiaremos el Mundo !
 
 
"Cuando las olas se han aquietado y el agua está en calma, entonces se refleja la luz y se puede vislumbrar el fondo."
Swani Vivekanada
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario