miércoles, 12 de julio de 2017

El que no vive para servir, no sirve para vivir.

 
Tu capacidad de servir a los demás está en proporción directa a la grandeza
 de tu corazón y a la nobleza de tus sentimientos.
A medida que te esforzas por compartir, dar, servir y ser solidari@,
 crece ... se enaltece tu ser interior, convirtiéndote en mejor persona,
 más feliz y con mayores posibilidades de vivir una vida de mejor calidad.

Besos en las mejillas, Marga.

 



El que no vive para servir, no sirve para vivir.
Teresa de Calcuta

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario