martes, 29 de agosto de 2017

Cuida tus acciones, PERO no vivas por el qué dirán

 
 
Cuida tus pensamientos, se convierten en palabras
Cuida tus palabras, se convierten en acciones
Cuida tus acciones, se convierten en costumbres
Cuida tus costumbres, se convierten en tu destino.
 
Cuida tus acciones, PERO no vivas por el qué dirán
Los hábitos nos sirven para hacer nuestra vida más sencilla.
 Con ellos ahorramos tiempo y energía porque no tenemos que pensar en qué hacer, eso significa que la mayor parte del tiempo, de la vida, funcionamos en modo automático.
 El inconveniente es que apenas nos queda capacidad para decidir o responder ante las situaciones.
Algunas creencia limitantes nos han grabado a fuego, como que todo camino tiene que ser difícil, las cosas son complicadas, los ricos son malos, si  reís mucho vas a llorar,  nadie da nada sin pedir algo a cambio, y alguna más que ahora se me escapa.
 Si todo eso lo sacas de tu archivo emocional, te imaginas que liviano sería cada día, eso si vas aprendiendo que generas lo que vivís y que  podes generar el cambio que deseas.
Besos en las mejillas, Marga.
 
 
 
"Reflexionando sobre una gota de rocío descubrí el secreto del mar."
Khalil Gibrán
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario