miércoles, 6 de julio de 2011

La Sospecha

Un hombre perdió su hacha; y sospechó del hijo de su vecino.
Espió la manera de caminar del muchacho, exactamente como un ladrón.
Observó la expresión del joven, como la de un ladrón.
Tuvo en cuenta su forma de hablar, igual a la de un ladrón.
En fin, todos sus gestos y acciones lo denunciaban culpable de hurto.

Pero más tarde, encontró su hacha en un valle.
Y después, cuando volvió a ver al hijo de su vecino,
todos los gestos y acciones del muchacho
parecían muy diferentes de los de un ladrón.
 

"Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto,
cambiaron todas las preguntas"
-Mario Benedetti

No hay comentarios:

Publicar un comentario