domingo, 28 de agosto de 2011

Cuento Zen...

Perdonando
a los enemigos
El abad le preguntó a su alumno preferido cómo andaba su progreso espiritual.
El alumno respondió que estaba consiguiendo dedicarle a Dios todos los momentos del día.
-Entonces, ya sólo te falta perdonar a tus enemigos.
El muchacho se quedó desconcertado:
-¡Pero si yo no odio a mis enemigos!
-¿Tú crees que Dios está enfadado contigo?
-¡Claro que no!
-Y de todas maneras tú imploras Su perdón, ¿no es verdad?
Pues haz lo mismo con tus enemigos, aunque no los odies.
El que perdona está lavando y perfumando su propio corazón.
 
 
"La vida es un sueño; el despertar es lo que nos mata."
- Virginia Woolf

1 comentario: