martes, 30 de agosto de 2011

Cuento Zen...

Por qué dejar al hombre
 para el sexto día
Un grupo de sabios se reunió para discutir la obra de Dios;
querían saber por qué no había creado al hombre hasta el sexto día.
-Él quería organizar bien el Universo antes,
 de manera que pudiésemos disponer de todas las maravillas de la creación– dijo uno.
-Él quiso primero hacer algunas pruebas con animales,
para luego no cometer los mismos errores con nosotros –sostenía otro.
En esos momentos llegó al encuentro otro sabio,
y se le comunicó el tema de la discusión:
-Y en su opinión, ¿por qué Dios esperó al sexto día para crear al hombre?
-Es muy sencillo –comentó el sabio.
–Para que, cuando nos asaltase la vanidad, pudiésemos pensar:
- hasta el insignificante mosquito tuvo prioridad en la labor Divina.
 
 
Siempre que un proyecto de vida nos lleve a superarnos a nosotros mismos,
estoy de acuerdo con él.
Simone de Beauvoir

1 comentario: