viernes, 2 de septiembre de 2011

El reino de este mundo... cuento Zen.

Un viejo ermitaño fue invitado en cierta ocasión a ir a la corte del rey más poderoso de su tiempo.
-Yo envidio a los hombres santos,
que se conforman con tan poco –comentó en soberano.
-Yo le envidio a Su Majestad, que se contenta con menos aún que yo.
Yo tengo la música de las esferas celestes, tengo los ríos y las montañas del mundo entero, y tengo la luna y el sol, porque llevo a Dios en mi alma.
Su Majestad, sin embargo,
apenas tiene este reino.

Más veces descubrimos nuestra sabiduría con nuestros disparates que con nuestra ilustración.
Oscar Wilde

2 comentarios:

  1. Muy bueno el cuento, excelente imagen. Besos

    ResponderEliminar
  2. Dios mio Marga,que bello,me ha puesto el bello de
    punta.Besos inmensos de luz para ti y los que amas.

    ResponderEliminar